Procomsa colabora en el proyecto Purefy Box de la empresa ourensana MyBox Expierence, que ha desarrollado un prototipo de túnel de desinfección. El objetivo es evitar la propagación de bacterias y virus como el COVID-19 en zonas de exposición y, gracias a sus puertas automáticas E-Master.

El sector industrial está colaborando de forma activa en aportar soluciones para minimizar los efectos de la pandemia generada por el COVID-19. Reducir su contagio cuando se recupere la nueva normalidad social en la que, inevitablemente, se tendrá que convivir con el virus, es el principal propósito del proyecto con sello 100% español denominado Purefy Box, en el que participa Procomsa.

Se trata de un túnel de desinfección proyectado para dar acceso a hospitales, centros comerciales, museos, teatros, salas de concierto o parques de atracciones que ha impulsado la empresa Mybox Experience y que ha tenido una gran aceptación.

Procomsa aporta al proyecto su sistema de puertas automáticas E-Master de la firma GU. La elección del modelo se basa en su rapidez y su facilidad de montaje para dar respuesta a la elevada demanda actual, a la vez que proporciona una gran hermeticidad, manteniendo así el módulo libre de contaminación externa. Cada módulo de Purefy Box dispone de dos puertas automáticas, cuyo sistema de automatización es rápido y silencioso.

Cómo funciona el túnel de desinfección

Purefy Box es el primer módulo de higienización portátil que cuenta con varios espacios multiusos para reducir el riesgo de contagio al acceder a recintos donde existe una mayor concentración de personas. Se trata de un container marítimo que ha sido reciclado para albergar distintos ambientes.

En cuanto se accede a su interior, las puertas correderas para peatones E-Master de GU se cierran de forma automática y hermética, para reducir, no sólo la propagación del virus, sino que también se crea un espacio libre de bacterias.

Estas puertas cuentan con la última tecnología, gracias a sus dos rodillos y contra rodillo por carro para que, además de un perfecto funcionamiento, garanticen un alto rendimiento. Esto se traduce en una reducción significativa de su desgaste y una larga vida útil, siendo así una solución idónea para lugares del alto tránsito de personas.

Una vez en el interior de este módulo de desinfección, unas cámaras térmicas esperan a los asistentes para detectar su temperatura corporal. Si la temperatura es superior a la permitida, se emite una señal de alarma para intervenir y llevar a cabo el protocolo de actuación previsto.

Si la temperatura es la correcta, se pasa a la zona de desinfección de manos y de las pertenencias personales; así como al área de nebulización de toda la ropa, donde se usa un biocida natural que es totalmente inofensivo bajo su exposición. Al final del Purefy Box, se dispone de un lugar para la higienización de las suelas de los zapatos para una perfecta desinfección.

Una solución rápida y efectiva que, además, es eco-sostenible, ya que se compone de algunos materiales reciclados, se usan productos libres de tóxicos y se fomenta la eficiencia energética en sus compuestos eléctricos, como las puertas E-Master de GU que comercializa Procomsa.