COMPASES DE APERTURA PROYECTANTE

Denominamos ventana proyectante a aquel elemento de apertura exterior cuyo eje de giro está situado horizontalmente en la parte superior de la hoja.

Normalmente en estas ventanas el eje de giro está compuesto por una pareja de compases situados lateralmente, y que al ser accionados, desplazan la hoja hacia fuera y hacia abajo simultáneamente. Según el perfil utilizado, es posible incorporar cierres perimetrales.

Existen otras variantes de este sistema de apertura, con eje de giro vertical, o con desplazamiento total en paralelo. La aplicación más común para este tipo de cerramientos se da en los muros cortina.

PROYECTANTE

La hoja de ventana desci­ende lige­r­a­mente al abr­irla hacia fuera, man­te­ni­endo su posi­ción de apertura de forma estable en cualquier cir­cun­stancia.

La función pro­yectante hacia el exte­rior para ventanas ofrece cons­ide­ra­bles ventajas funcio­nales y estéticas para muchos tipos de con­strucción. El aspecto exte­rior de una fachada de cri­stal se puede diseñar de una forma extre­mada­mente homogénea utiliz­ando este tipo de ventanas. Con un sis­tema de ventanas pro­yectantes hacia el exte­rior con­tará con un sinfín de posi­bili­dades para el diseño estético de su fachada.

PROYECTANTE PARALELO

Las ventanas para­lelas exte­riores se instalan en aquellas fach­adas de cri­stal que nece­sitan man­tener la elegancia y homogeneidad, incluso en el caso de que las ventanas se abran con diferentes anchuras de apertura.

La super­ficie de las ventanas no se gira con respecto al marco, a diferencia de lo que ocurre con las ventanas aba­ti­bles u oscilo-bati­entes con­vencio­nales, sino que se des­plaza en paralelo a la fachada de cri­stal. Además, este tipo de apertura es ideal para la ven­ti­lación de las estancias gracias a la posi­bilidad de aju­star de forma con­tinua la anchura de apertura.

En compa­ración con las ventanas aba­ti­bles, las ventanas para­lelas exte­riores pro­por­cionan una renovación de aire mucho mayor con la misma anchura de apertura. Tal como sucede con todas las ventanas de apertura hacia fuera, este tipo de apertura no ocupa espacio en el inte­rior.